MACETAS DE BARRO

Todo que debes saber sobre las macetas de barro

Las macetas de barro, también conocidas como macetas de terracota, son una buena opción para adaptarse a todo tipo de jardín, para darle ese toque de estilo que has estado buscando. Se adaptan bien a un jardín rústico, tropical y mediterráneo, además de funcionar muy bien en un balcón o terraza.

Por lo general, el barro que se usa para la cerámica se puede clasificar en 3 grandes tipos en base a la dureza final que tendrá el producto y el tiempo de cocción. Tenemos la categoría de baja temperatura, gres y porcelana. También existen macetas de altas temperaturas que se pueden cocer a temperaturas bajas.

Si te interesa este tema, en las siguientes líneas vamos a estudiarlo con más detalle.

¿Qué diferencia hay entre una maceta de terracota y una maceta vidriada?

Las macetas de terracota se caracterizan por tener una gran porosidad. Son más sencillas, pero también consiguen una buena oxigenación de la que la planta se ve beneficiadas. La porosidad permite que el material transpire, y eso se traduce en que las raíces podrán crecer libremente.

En el caso de las macetas vidriadas, la maceta recibe un vidriado final para conseguir un toque elegante. Son macetas más atractivas; aunque también logra una correcta oxigenación en la planta, no llega al mismo nivel que en el caso anterior.

Ventajas de usar macetas de barro

Una de las grandes ventajas de las macetas de barro es que se puede adaptar tanto a interiores, como a exteriores. La gran mayoría de los usuarios se deciden por un uso en exterior; debido a que el barro pesa, es muy poco común que el viento pueda llegar a tirar la maceta. Y lo mismo ocurre ante el ataque de una mascota, y es que raramente tendrá la fuerza como para poder tirarla.

Si estás dudando entre comprar macetas de barro o de otro material, te animamos a seguir leyendo para conocer sus ventajas:

Estética

Cualquier planta se verá bien en una maceta de barro, con independencia de cual sea su color de flores o el espesor de su follaje.

Porosidad 

Contribuyen a lograr un ambiente saludable para cualquier planta. Esto es debido a lo que ya hemos comentado en el punto anterior; este material incentiva la porosidad, que es un factor que permite el paso de la humedad y el aire. Todos estos agentes serán aprovechados por las raíces para crecer fuertes.

Material que elimina el exceso de humedad

Aunque las plantas necesitan de humedad para sobrevivir, un exceso de agua las puede llegar a pudrir, además de ser el primer elemento que usarán las bacterias y plagas para proliferar. 

Las macetas de barro actuales se diseñan un sistema especial que actúa como si fuese una especie de esponja. Son capaces de acabar con ese exceso de humedad, reduciendo así el mantenimiento y la posibilidad de que algo pueda salir mal.

Disponibilidad

Podemos encontrar una larga serie de tamaños y formas de macetas de barro, por lo que seguro que encuentras el modelo que buscas.

Buena adaptación

Se adaptan a casi cualquier tipo de planta. Son una opción recomendada por los jardineros para cuando se necesita una maceta para una planta que requiera de un buen drenaje, como puede ser un cactus.

Versátiles

Es posible hacer muchas cosas con los tiestos, muchas manualidades. Y es que aguantan bastante bien la pintura, lo que nos permite personalizarlos a nuestro antojo.

Podemos encontrar muchos complementos

Hay todo tipo de complementos que quedarán bien con tus macetas de barro, como pueden ser los platos de cerámica, colgantes, soportes o patas, etc.

Tipos de macetas de barro existentes

Si quieres saber más sobre las macetas de barro, seguramente te gustaría conocer los diferentes tipos:

Maceta común

 Es la más habitual. Generalmente es pequeña, por lo que está reservada para alojar a pequeñas plantas.

Maceta redonda

 Son muy utilizadas, perfecta para decorar una casa de campo. Su forma redondeada permite una buena adaptación a cualquier parte, incluso a las esquinas.

Maceta mallorquina

 Caracterizada por tener un estilo muy especial, aunque cada modelo puede ser diferente. Podemos encontrarlas en colores y motivos muy variados.

Macetón grande

 Si no tenemos problemas en cuanto a espacio se refiere, y si nuestro objetivo es albergar plantas grandes, tendremos que optar por este tipo de maceta.

Maceta de barro cilindro

 Altas y cilíndricas, para aquellas plantas que necesitan extender muchos sus raíces. Al extenderse hacia a lo alto, queda bien en la mayoría de los ambientes.

Maceta de torno

 Tienen una mayor profundidad y, a diferencia de las anteriores, se extienden hacia a lo ancho y no a lo alto.

Maceta rizada

 Es un tipo de maceta con motivos especiales, pensadas tanto para decorar, como para conseguir un desarrollo positivo de la planta.

¿Cómo cuidar las macetas de barro? (Mantenimiento)

Ya hemos visto que las macetas de barro pueden ser el complemento perfecto para el jardín. Sin embargo, como cualquier elemento natural, el tiempo le afecta, además de la humedad, el sol, así como otros estragos. Por ello, habrá que tener en cuenta unas consideraciones de mantenimiento:

Nada más comprarla es recomendable dejarla un día entero en agua fría, para después dejar que seque al aire libre. Así evitaremos grietas que pueden deteriorar la estructura por completo.

Si notamos que adquiere un tono blanquecino, una buena manera de restaurarle el color es aplicando un poco de aceite de linaza. Aplica el producto con un paño limpio y veremos cómo cambia de color.

A la hora de hacer un trasplante, cuando cambiamos la maceta pequeña a una grande es común romper la primera. Pero esto se puede evitar dándole la vuelta a la maceta pequeña mientras se sostiene la planta con una mano. La idea es cortar todas las raíces emergentes para conseguir quitar la maceta sin que se rompa.

Y si vives en un lugar en el que la humedad es demasiado alta, quizá necesites comprar una maceta de otro material.

Esto es todo lo que necesitabas saber sobre macetas de barro.

 

Ir arriba